¿Cómo prevenir la corrosión en estructuras?


Para prevenirla, debemos considerar que el costo del control de la corrosión dependerá del proyecto y el ingeniero deberá incluir estos aspectos en su diseño. De manera general, es muy difícil proteger la estructura metálica ante las inclemencias del tiempo, ya sea por un método u otro, sin embargo, si no es proyectado ciertas medidas preventivas, la corrosión se hará presente mucho más rápido de lo planeado.


Entre estas medidas preventivas a considerar antes de su construcción encontramos:

• Evitar grietas en donde se pueda llegar a acumular los depósitos de los solventes y la humedad. Cualquier región donde dos superficies estén muy cerca se considera que es una grieta, por lo que hay que poner atención  a tornillos, remaches, ángulos, soldaduras irregulares, brotes de soldadura, discontinuidades, etc. Cualquier punto donde dos superficies están separadas por una pequeña distancia es una celda de corrosión potencial

• Aislar la humedad tanto como sea posible. Los perfiles deben estar colocados de tal manera que la humedad no se filtre y permita que la pintura se integre de manera adecuada para su mejor mantenimiento

• Evitar todos los pares bimetálicos posibles. La corrosión solamente ocurrirá en una celda galvánica que esté formada, es decir, si dos metales están situados a una distancia en serie galvánica y conectados eléctricamente están inmersos en un mismo electrolito. Para ello se sugiere utilizar un aislante térmico, el cual no debe ser poroso ya que éste podría absorber agua y podría provocar el desarrollo de la corrosión por grietas

• Evitar juntar materiales diferentes.- para prevenir la corrosión es importante la homogeneidad del material, para ello existen cuatro métodos:
  • Mediante aleaciones de hierro que lo convierten en químicamente resistente es el más satisfactorio pero también el más caro. Un buen ejemplo de ello es el acero inoxidable, una aleación de hierro con cromo o con níquel y cromo
  • Amalgamar con materiales que reaccionen a las sustancias corrosivas más fácilmente que el acero, quedando éste protegido al consumirse aquellas. Es igualmente satisfactorio pero también costoso. El ejemplo más frecuente es el acero galvanizado que consiste en acero cubierto con zinc
  • Recubrir electrolíticamente con una capa impermeable que impida el contacto con el aire y el agua, es el más barato y por ello el más común. Este método es válido mientras no aparezcan grietas en la capa exterior, en cuyo caso la oxidación se produce como si no existiera dicha capa
  • Utilizar pinturas, los recubrimientos más apreciados son los esmaltes horneados, y los menos costosos son las pinturas de minio de plomo
• Analizar la geometría de la estructura para que no favorezca la acumulación de polvo o líquidos.

0 personas comentaron:

Publicar un comentario