Materiales Ferrosos y no Ferrosos

Materiales no ferrosos:
Los materiales no ferrosos son materiales que no proceden del hierro y tienen una gran variedad de aplicaciones. Se pueden clasificar según su densidad, en: Metales pesados, ligeros y ultraligeros.
Los metales pesados son: El cobre, el latón, el bronce, el alpaca, el plomo, el estaño, el cinc y el cuproníquel.
Los metales ligeros y ultraligeros son: El aluminio, el titanio y el magnesio.


Materiales Ferrosos:
Los metales ferrosos son los más empleados en la actualidad, ya que tanto las técnicas de extracción del mineral como los procesos de obtención del metal son relativamente económicos. Los minerales de hierro que se extraen de la corteza terrestre deben someterse a diferentes procesos a fin de conseguir hierro puro. Además del hierro puro se utilizan también las aleaciones.

Una aleación es una mezcla de dos o más elementos químicos, de los cuales al menos uno, el que se encuentre en mayor proporción, es un metal.

Las aleaciones de hierro se obtienen añadiendo a este metal carbón.


 


Hierro
Es un metal de color blanco grisáceo que tiene buenas propiedades magnéticas; sin embargo, presenta algunos incovenientes: se corroe con facilidad, tiene un punto de fusión elevado y es de difícil mecalizado. Además, resulta frágil y quebradizo. Por todo ello tiene escasa utilidad. Se emplea en componentes eléctricos y electrónicos.


Acero
Es un material de elevada dureza y tenacidad y de gran resistencia mecánica.
Los aceros aleados contienen, además de carbono, otros elementos químicos a fin de conseguir determinades propiedades. Por ejemplo, el manganeso aporta dureza y resistencia al desgaste; el cromo aumenta la dureza y hace que el acero sea inoxidable, y el níquel evita la corrosión, mejora la resistencia a la tracción y aumenta la tenacidad.

5 personas comentaron: